ACÁ OFREZCO MATERIAL DE INVESTIGACIÓN Y ANÁLISIS, NO SE PRETENDE QUE CREAN A OJOS CERRADOS LO QUE SE ENTREGA, SOLO QUE CADA UNO DENTRO DE SU CORAZÓN SABRÁ A QUE RESPONDER, SOLO SE APORTA A VUESTRA REFLEXIÓN.

History Channel: EL ARREBATAMIENTO

Tema para reflexionar personalmente, no para creer literalmente lo qu se dice en este documental.

Es interesante tomar en consideración los detalles e indicios que la Biblia entrega, como por ej.:"les evitaré la hora de oscuridad que descenderá sobre el mundo" o las profesías HOPI...junte info

El Anticristo y el Arrebatamiento

En estos últimos días es importante entender las señales que veremos entre muy poco tiempo. Hay mucha especulación sobre el llamado "anticristo" y el tema del arrebatamiento es algo que también c

AL FINAL DE ESTA SECCIÓN, PUEDES OPINAR U OFRECER PUNTOS DE VISTA REFERENTE AL ARREBATAMIENTO.

SEÑALES DEL FIN

 

¿Se ha predicho el futuro?

 

 

Así como muchos videntes han predicho el futuro, los profetas israelitas permitieron a los judíos tener acceso a toda la información relevante sobre el Fin de los Días, la cual hoy está al alcance de todos. Su propia Historia Patria (la Biblia) es la fuente más espectacular de advertencias apocalípticas, que ya ocurrieron, que hoy ocurren y que en breve tendrán lugar. Entre estos grandes profetas está el propio Mesías de Israel: Jesús de Nazaret. Aunque él fue negado por los religiosos de esa época –e incluso de hoy-, Jesús de Nazaret, antes de su paso por la cruz, advirtió a sus discípulos sobre las cosas que sucederían en el futuro inmediato y en los Últimos Tiempos.

 

 

El alumno del apóstol Mateo Leví (uno de sus discípulos y antiguamente recaudador de impuestos) llamado Isador, escribió uno de los 4 relatos de la historia de Jesús que hoy perviven. De estos cuatro, tres exponen las referencias claras de Jesús de Nazaret sobre nuestros tiempos: evangelios de Mateo, Marcos y Lucas. En algún momento antes o después de la muerte de Mateo Leví en Lysimachia (Tracia), en el Siglo I, por causa de judíos celosos que no aceptaban el evangelio (vocablo griego que significa: “Buena Noticia”), Isador escribió lo mismo que Marcos y que el médico Lucas, sobre las advertencias de Jesús sobre el Fin de los Tiempos.

 

 

Simón Pedro también inspiró a Juan Marcos para que pusiera por escrito la primera, más corta y sencilla de las historias en torno a las señales y vida pública de Jesús de Nazaret, unos treinta y ocho años después de su muerte y resurrección. Luego de esto, vino el que se denomina como Evangelio de Lucas, que no es otra cosa que un fiel reflejo de los pensamientos de Pablo, y su recuerdo de las referencias que Simón Pedro le enseñó sobre la vida del Maestro Jesús. Lucas era un médico de Antioquía, un gentil, convertido al cristianismo por Pablo. Esto sucedía diecisiete años después de la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, con lo cual, para mediados a finales del Siglo I, ya se contaba con información y vaticanos sobre los eventos que antecederían la visión del profeta Daniel y muchos otros, antes y después de él.

 

 

Se cree que Juan Zebedeo fue quien escribió el libro de la Revelación (Apocalipsis), el cual se complementa con los evangelios y otras profecías. Pero la primera parte (los cuatro jinetes y otros escenarios) es explicada al detalle por Jesús y Daniel. Daniel habló de la reconstrucción del Templo de Salomón mientras Judá (una de las 12 tribus que conformaban Israel) estaba cautivo en Babilonia. Esto se cumplió poco después bajo el reinado de Darío el medo-persa. En ese entonces Israel ya había sido expatriada –la zona norte había sido expulsada por los Asirios siglos antes- y esperaban regresar. Sin Israel y sin el Mesías –según lo que Gabriel explicó a Daniel (Daniel 9:26)- no se podía terminar con el problema de la esclavitud de la Tierra y el dominio de Satanás. De manera que cuando Judá regresó, faltaba la llegada del Mesías, un hecho significativo el cual llevaría al desenlace final entre la lucha del bien y del mal.

 

 

No obstante, el Mesías no llegaba, y más bien sí llegó el imperio romano en el 63 a.C. Cuando ya los profetas no estaban, aunque un nuevo profeta se levantó y enseñó sobre un “bautismo para perdón de pecados”. Este hombre se llamaba Juan y era primo del Mesías de Israel. Juan advirtió sobre la llegada del Mesías y así como más de 25 profetas lo hicieron antes de él, y el momento llegó. Jesús predicó por 3 años y medio y antes de la Pascua, la celebración de los israelitas de su liberación de Egipto, predijo los acontecimientos finales que darían lugar a su regreso para rescatar a sus “siervos fieles” de manos del Hijo de la Perdición (popularmente denominado “El Anticristo”).

 

 

Pero 30 años después de que Jesús se marchase, el Templo fue derribado y Tito arrasó con Judá. Tal fue el odio contra los judíos, que los romanos borraron de todos sus mapas el nombre de Israel y lo reemplazaron por el de “Siria de Palestina”. Posteriormente, en el 135 d.C. el emperador Adriano expulsó totalmente a los judíos –últimos sobrevivientes de las 12 tribus de Israel- de Tierra Santa. Esta región estuvo bajo varios reinados tras esto, desde los árabes hasta los británicos.

 

 

 

El centro neurálgico de todo

 

 

 

Sin Israel como nación, el fin no podría llegar. En 1948, tres años después de concluir el holocausto Nazi, tuvieron lugar las profecías bíblicas del regreso de los judíos a su tierra. Por consiguiente, tras unos 1813 años sin nación, el pueblo de Israel retoma su territorio. Años más tarde otro vaticinio se cumple, cuando en 1967 “vuelve el poder del pueblo santo” (Daniel 12:7), y en 1973 Jerusalén es decretada “Capital Indivisible de Israel”, justo para que se consuman las advertencias siguientes. Cerca de cumplirse 40 años –un periodo de tiempo importante en la numerología hebrea- se suceden las predicciones de Jesús, y él añade: “no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca”. ¿Una generación de 40 años como en el Sinaí o una de otro calendario, de 100 años?

 

 

 

¿Qué quedaría por pasar desde 1973? Tres evangelios aluden a que Jesús comenzó diciendo: “vendrán muchos en mi nombre diciendo: ‘soy el Cristo’ y a muchos engañarán.” ¿Qué es ser “Cristo”? Cristo es un apelativo griego (jristós) de donde nacen voces como: “cristal”, e incluso suena fonéticamente similar a “Cruz”, o “el de la cruz”. Cristo era un término griego equivalente a la palabra hebrea Mashiaj (Mesías), o sea, El Ungido, El Elegido. Concretamente el Ungido de Dios como Rey de Israel para perpetuidad y para ser regidor de toda la Tierra. En este sentido vemos figuras modernas que usurpan el papel de Jesucristo como salvador, como por ejemplo la figura vaticana de la Virgen (la reformada imagen de la diosa egipcia Isis), es una de ellas –aparte de todas las restricciones sobre venerar estatuas, legitimadas por Moisés. El propio término “Vicarius Dei” (Emisario de Dios) que recibe el Papa, es una blasfemia bíblica, puesto que está escrito: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre…” (1ª Timoteo 2:5). Así mismo, llamar a un hombre “Papa” (Padre) es otro concepto anti-bíblico: “Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.” (Mateo 23:9)

 

 

 

Los falsos Mesías se ven hoy en personajes, no sólo como el Papa –y toda la cúpula de la Iglesia Católica y el catecismo-, sino como el predicador José Luis Miranda, quien dice ser el 666 después de haberse llamado a sí mismo “Jesucristo Hombre”; o el brasileño Inri Cristo, que también dice ser Dios y Jesús. Así hay más figuras históricas y recientes de falsos Cristos u hombres que dicen que ellos son El Ungido o El Elegido. Incluso el concepto de que Jesús dijera: “en mi nombre”, da a entender que el gran engaño viene, como no, por medio de la religión, como si Jesús les autorizara. Ciertamente estamos entrando en esta escena aunque los medios de comunicación no hagan mucho eco de estas manifestaciones.

 

 

 

Primera secuencia de eventos

 

 

 

El primer orden de sucesos predichos por Jesús de Nazaret aquel día, incluían 4 grupos importantes:

 

1. Guerra = “…oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino […] es necesario que suceda así; pero aún no es el fin.”

 

2. Nuevas enfermedades = “habrá pestes”

 

3. Hambre.

 

4. Terremotos = “y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.”

 

 

 

Jesús nos dejó ver que todos estos enfrentamientos militares -potencialmente propagados desde la fundación de la ONU y el regreso de Israel en 1948- eran el preludio a las últimas décadas antes del regreso de Jesús de Nazaret y el inicio de la Abominación Desoladora en Jerusalén. De hecho, Harry S. Truman fue subido al poder e impulsado a fundar la ONU por los verdaderos poderes rigentes del mundo, establecidos en Roma y Reino Unido, con el fin de que este estamento, con voz y voto mundial, regresase a los judíos a su Tierra, cuando la influencia de los Rothschild no era suficiente. Esto no era un favor al pueblo de Israel tras el genocidio alemán, sino un interés en establecer un Gobierno Sionista Illuminati en Tierra Santa –sin que los heridos judíos supiesen nada de esto- para preparar la llegada del Anticristo. En este orden recordaremos el afamado Caballo Rojo del Apocalipsis, el del Segundo Sello, al cual “se le dio poder para quitar la paz sobre la Tierra”. (Apocalipsis 6:4)

 

 

 

Las enfermedades fueron también un brote horrible que comenzó en los años 40 como nunca antes, cuando laboratorios secretos de países como EE.UU. y la URSS crearon y modificaron virus, epidemias, enfermedades y produjeron todo tipo de métodos de muertes masivas con la manipulación de la química. En aquella época nació en laboratorios estadounidenses el Cáncer, el SIDA, el Ébola y otros agentes patógenos probados con africanos y dando excusas naturales a su brote. Luego vemos la propaganda a nuevas vacunaciones ante aparentes nuevas formas de gripe, por ejemplo, y donde vemos que los vacunados terminaban peor que antes de dejarse pinchar. Todo el gran Cartel Petroquímico de la Industria Farmacéutica está también detrás de esta atroz conspiración para reducir la población mundial en un 93% antes de 2025 y donde personajes como Bill Gates y su mujer, Melina, juegan un roll trascendental.

 

 

 

Algunas versiones bíblicas traducen el siguiente patrón: hambre, de estos versículos de los evangelios, como “escaseces” o “escasez de alimento” en forma plural, general, en todas partes. Esto nos lleva al Tercer Sello, donde se habla de un Caballo Negro con un hombre y una balanza, del cual Juan oyó: “Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.” (Apocalipsis 6:6) Claramente el aumento del precio de la canasta familiar, los precios de los supermercados, el costo del oro, la reducción de las semillas, la destrucción de cultivos, el hambre, sequías, la pobreza en decenas de países, etc., son los factores mencionados, sin tocar “aún” a los escogidos (aceite y vino). Tengamos en cuenta el problema que representa también el “oro negro” con la crisis mundial. El aumento del crudo y la exportación del petróleo es parte fundamental del declive del sistema financiero y por ende, del problema alimentario. Esto en resumen es un problema con la alimentación, una razón por la cual Melinda y Bill Gates –potenciales motivadores de la eugenesia y la reducción drástica de la población mundial por medio de su fundación- han trabajado con el criminal Monsanto –empresa que junto con el Programa Internacional de Alimentos (WFP) contaminan toda la comida, desde la leche hasta los productos de primera necesidad, el agua, o los químicos necesarios para pesticidas que pasan a los animales que ingerimos-, con los multimillonarios Rockefeller –ejes del poder que controla los EE.UU.- y el gobierno noruego –el lugar donde también se ubica una de las estaciones de expulsión ultra-potente de emisiones de Alta Frecuencia, Baja Frecuencia y Muy Baja Frecuencia, que se usan de manera teledirigida como armas geofísicas- creando un bunker internacional de semillas transgénicas.

 

 

 

Por consiguiente, tenemos el cuatro evento advertido por Jesús de Nazaret, el cual no dice que simplemente habrá terremotos, sino que los habrá “en diversos lugares”. Tenemos entonces que una de esas estaciones de emisión de ondas lanzadas a la Ionosfera para ser utilizadas como armas geofísicas y sistemas de manipulación neuronal, está emplazada en Gakona, Alaska (lat. 62°23'36" N, long. 145°08'03" W). Este lugar llamado HAARP es capaz de manipular el clima como arma a casi el nivel que lo desee: genera terremotos, maremotos, tsunamis, explosiones de volcanes, huracanes, tornados, tormentas, lluvias, sequías, y además sus ondas sirven para manipular el estado anímico de personas y animales gracias a las ondas ELF. Antes de la construcción de HAARP a mediados de los años 90, la tasa de terremotos y trastornos medioambientales era regular y cíclica. Después de HAARP el “cambio climático” se disparó, y el Nuevo orden Mundial lanzó a uno de sus multimillonarios títeres a promover la mentira del calentamiento global: Al Gore. Los poderosos del mundo comenzaron entonces una parodia llamada Recalentamiento Global, escondiendo sus verdaderos fines. La tapadera de HAARP es el supuesto estudio de las auroras boreales, pero su real fin es destruir todos los lugares del mundo donde se hallen o se hayan descubierto evidencias arqueológicas que demuestren que las religiones del mundo han sido mal interpretadas y que puedan poner en duda el paradigma aceptado del evolucionismo. Otro objetivo es chantajear a países enemigos como Japón, o destruir regiones enteras para posteriormente llevar allá el aparato militar estadounidense, las vacunas –venenos creados por los mismos laboratorios que crean las nuevas enfermedades y modifican viejas, como la Gripe- y también, HAARP es utilizada para crear el caos y manipular mentalmente a personas en zonas masivas de población.

 

 

 

 

 

 

Crisis mundial y caos

 

 

 

El evangelio de Marcos (13:8) añade que “habrá alborotos”. Esto es un hecho irrefutable: hay protestas y manifestaciones en Libia, Egipto, España, Siria, Italia, Chile, Israel, Alemania, y en general en todo el mundo. Pero Jesús dijo que esto sería sólo el “principio de dolores”. Por su parte Lucas (21:9) afirma que cuando oigamos de “sediciones”, no nos alarmemos “porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente.” Esas sediciones o rebeliones que están apareciendo por todas partes, junto con los anteriores 4 eventos, son el PRINCIPIO DE DOLORES, o sea, lo que estamos viviendo hoy. Más aún escribió Lucas (21:11): “…en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.” Esto es clave: el hambre en muchos países (estamos viendo los problemas potencialmente en África, en Latín América y en el Este Asiático). El asunto de las “pestilencias” en relación a la hambruna, las epidemias, y todos los síntomas de la pobreza; juntamente el tema del ¡TERROR! Que no para de promoverse desde hace 10 años: “terror”, “pánico”, “terrorismo”, “ataque terrorista”, “terrorismo musulmán”, y más etiquetas del MIEDO (todo para: controlar al pueblo y mantenerlo asustado; tener mayor control del petróleo en Oriente; y tener mayor control del opio en Oriente = todas son fuentes masivas de dinero que primordialmente salen de Irak, Colombia y Afganistán).

 

 

 

Aunado a esto, observamos las “señales en el cielo”. ¿Qué señales del cielo? Desde que EE.UU. lanzó dos bombas atómicas en Japón (Hiroshima y Nagasaki) en 1945, nuestros cielos han sido escenario de miles de acontecimientos sobrenaturales: se han registrado cientos de miles de casos de extrañas luces, aviones fantasmas, objetos que hacen movimientos completamente contrarios a las leyes de la física, artefactos voladores extraños que aparecen en los radares, discos metálicos que sobrevuelan las grandes ciudades y casos de encuentros cercanos con seres de otros mundos. Estos acontecimientos han entrado a hacer parte cotidiana de la historia humana, un nuevo paradigma social y un fenómeno que ha abordado todos los campos de información. Más recientemente, los avistamientos han tomado otra forma: formas extrañas en los cielos de muchos países; pirámides gigantes flotando en el aire; espirales lumínicas suspendidas en los cielos; aparentes meteoritos entando a la atmósfera los cuales nunca terminan de chocar en tierra y que, en algunos casos, toman formas caprichosas; agujeros de luz entre densas nubes; agujeros negros vistos desde las calles, siluetas femeninas luminiscentes en los cielos; apariciones de deidades junto con el sol. Sin duda, una abrumadora avalancha de fenómenos extraños y sorprendentes sobre nuestras cabezas, muchas de ellas atribuidas –según rigurosos investigadores- a ensayos militares con satélites holográficos y emisores de proyecciones de luz. Todo esto como parte del despiadado proyecto de la NASA y la ONU denominado “Blue Beam”, cuyo fin es preparar un escenario global para la llegada al poder del Anticristo.

 

 

 

La destrucción del último Templo de Jerusalén

 

 

 

Haciendo un paréntesis sobre esto, Jesús también habló sobre el destino inmediato de Israel en ese entonces: en cuanto al Templo, “no quedará piedra sobre piedra”, y efectivamente 30 años después el emperador romano Tito lo destruyó. Igualmente mencionó lo que ocurriría a los propios apóstoles (voz griega que significa: “misioneros”): “Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán…” Por eso les aclaró: “mirad por vosotros mismos; porque os entregarán a los concilios, y en las sinagogas os azotarán; y delante de gobernadores y de reyes os llevarán por causa de mí, para testimonio a ellos. Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones. Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.” (Marcos 21:9.12) Ya sea en el pasado o en el presente, esta afirmación fue igualmente acertada. De la misma manera, hoy las persecuciones y asesinatos a los que predican las Buenas Nuevas del Reino se dan en todo tipo de países, desde territorios musulmanes como orientales.

 

 

 

Mártires

 

 

 

Ciertamente las persecuciones a los “siervos de Cristo” serán cada vez mayores, incluyendo campos de concentración como los cientos que ya están preparados por el FEMA en los EE.UU., los cientos de campos de trabajo en China o los campos y cárceles que actúan para cristianos en Corea del Norte. Incluso “el amor de muchos se enfriará”, y los que antes eran amigos ya no ayudarán a su prójimo, y esto sucederá igualmente en los hogares: “Y el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán. Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.”  Por esta razón también Mateo (24:9-13) escribió: “os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán”. Y Lucas (21:15-18) añadió: “porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan. Mas seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros; y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.” Pero no sólo religiosos serían víctimas de este callamiento ante la verdad, la luz y la libertad. Todos aquellos hombres y mujeres que han tratado de dar al mundo esperanza, conocimiento y justicia, han sido callados, amenazados, torturados e incluso asesinados. Ejemplos: la familia Kennedy (John, Robert, JFK Junior), Martin Luther King, Milton William Cooper, Rik Clay, Serge Monast, James Forestal, Philip Schneider, y muchos otros en diferentes niveles y de distintas formas.

Recordemos así mismo que la aparición de precursores de nuevas religiones y sectas han venido en “nombre de” Jesús, aunque a la verdad todas ellas difieren bastante unas de otras. De igual modo Jesús añadió que “muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos”, cosa que vemos a lo largo y ancho del globo; desde “el profeta de Yahvé” hasta el maestro “Rael”. En este sentido no sólo hablamos de profetas en sentido de anunciantes de religiones sino medios de noticias, radio y prensa, políticos y más sistemas de desinformación, adormecimiento mental y engaño. La siguiente parte de estas predicciones es ya un escenario más trágico, una vez todo esto sea ya advertido –sea por cristianos, activistas, musulmanes, ecologistas, pacifistas, grupos de contacto UFO, u otros. El hecho es que la gente deberá saber las cosas y tomar su propia decisión (Dios avisa y se lava las manos): “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”

 

 

 

Los falsos enviados

 

 

 

Tenemos pues que Jesús reiteró: “Entonces si alguno os dijere: ‘Mirad, aquí está el Cristo’; o, ‘mirad, allí está’, no le creáis. Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos.” (Marcos 13:21-22) ¿Qué quiere decir eso de que “harán prodigios y señales”? ¿Quiénes serán esas personas? No todos los medios de noticias o programas de TV hacen eco de estos nuevos profetas que hacen cosas sorprendentes, aún más grandes que las personas con capacidades extrasensoriales que han sido motivo de muchas interrogantes entre la sociedad por décadas. Estos falsos “enviados” (Mesías/Cristos) y falsos “videntes” (Profetas) han engañado a miles de personas y lo continúan haciendo. Si no son de Jesucristo, ¿cómo obran milagros? Jesús lo dijo: “vendrán en mi nombre”, ¿o sea que Jesús les envió? Claramente no. ¿Cuántos no han utilizado en vano, en falso, el nombre de Jesús para hacer arbitrariedades, masacres, injusticias y crear nuevas religiones, sectas y dogmas? No son pocos los que han usado el nombre de Jesús como una “tarjeta de crédito” para pedir y pedir –claramente “si pedís se os dará”-, lo justo será cuando vengan los “intereses” a esos “créditos”, y el dueño de la “tarjeta” pregunte ¿qué hicieron con lo que se puso al alcance? Y entonces dará “a cada uno conforme” haya sido “su obra”. También es cierto en este orden de cosas, que el proyecto Blue Beam hará hologramas espaciales en 3D para manifestar cosas sobrenaturales y que la gente que no esté enterada de esta pantomima, se creerá que realmente son reales. El Hijo de la Perdición o Anticristo, jugará con estos ases y con tecnología que la gente desconoce que existe, creyendo que ese hombre realmente obra milagros.

 

 

 

La Abominación Desoladora

 

 

 

Una vez pasada esta etapa de farsantes, conflictos internacionales, movimientos telúricos, escasez, nuevos virus, crisis, manifestaciones y prodigios en el cielo (puede que especialmente notables durante y desde los XXX Juegos Olímpicos de Londres en 2012), vendrá la parte más esperada por muchos cristianos del mundo, pero acompañada de un increíble caos global y del asedio a Jerusalén: “Pero cuando veáis la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel, puesta donde no debe estar (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea huyan a los montes.” (Marcos 13:14-37) Daniel (capítulos 11:31 y 12:11) advirtió que la Tercera Guerra Mundial comenzará a despertar con el asedio de los países musulmanes a Israel. Concretamente la ciudad de Jerusalén será completamente sitiada por todos sus enemigos de alrededor. Por eso Lucas (21:20) escribió: “Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado.”

 

 

 

¿Será Israel destruido? El profeta escribió: “He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén. Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella. En aquel día, dice Jehová, heriré con pánico a todo caballo, y con locura al jinete; mas sobre la casa de Judá abriré mis ojos, y a todo caballo de los pueblos heriré con ceguera. Y los capitanes de Judá dirán en su corazón: Tienen fuerza los habitantes de Jerusalén en Jehová de los ejércitos, su Dios. En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre leña, y como antorcha ardiendo entre gavillas; y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos alrededor; y Jerusalén será otra vez habitada en su lugar, en Jerusalén. Y librará Jehová las tiendas de Judá primero, para que la gloria de la casa de David y del habitante de Jerusalén no se engrandezca sobre Judá. En aquel día Jehová defenderá al morador de Jerusalén; el que entre ellos fuere débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel de Jehová delante de ellos. Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén. Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito. En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadadrimón en el valle de Meguido.” (Zacarías 12:2-11) ¿Cuándo Israel traspasó a Dios? No habla de Dios concretamente, sino de Jesús, a quien Israel, de forma genérica, no quiso recibir: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él.” (Apocalipsis 1:7)

 

 

 

Signos celestiales significativos

 

 

 

¿Pero será el fin para toda la raza humana? Jesús avisó que en ese preciso momento la Tierra será conmocionada: “Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria. Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.” (Lucas 21:25-28)

 

 

 

Factores importantes una vez la primera etapa esté pasando:

 

1. Señales en el cielo (parte de lo que cada vez se está observando más)

 

2. Señales en el sol, la luna y las estrellas.

 

3. Angustia en la Tierra y confusión.

 

4 La gente desfalleciendo del temor y la expectación.

 

5. Aparecerá la señal del Hijo del Hombre.

 

6. Será la redención de los escogidos.

 

 

 

“Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.” (Mateo 24:17-51)

 

 

 

Esta siguiente parte es importante, puesto que fue profetizada por más de un israelita: “Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria.” (Marcos 13:24-26) Y esas “estrellas”, ¿qué simbolizan? ¿Son algo literal? No puede ser literal porque las estrellas están a millones de años luz y una sola, por muy pequeña que fuese, acabaría con nuestro robe. Las estrellas, bíblicamente, representan a los “ángeles de Dios”. En todo caso, el conjunto de este contexto lleva a comprender que la oscuridad cubrirá la atmósfera como un velo mortuorio. Jehová habló por medio de Joel diciendo: “Delante de él temblará la tierra, se estremecerán los cielos; el sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor. Y Jehová dará su orden delante de su ejército; porque muy grande es su campamento; fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible; ¿quién podrá soportarlo?” (Joel 2:10-11) A esto añadió el apóstol Juan: “El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche. Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!” (Apocalipsis 8:12-13)

 

 

 

El temor, la expectación, la angustia y la confusión que habrá en la sociedad, mientras los líderes de los gobiernos huyan a esconderse en sus bunkers de lujo y la gente se meta debajo de las peñas (Apocalipsis 6:14-15). La región no tendrá respuestas que dar ni estamento alguno sabrá qué decir ante esto, tras tantos siglos negando la existencia de Dios y de Jesucristo. Entonces habrá tal avistamiento de “nubes” procedentes del universo (Isaías 13:5), que ya nadie se preguntará: ¿estamos solos? (Juan 14:2) Y esos miles de “carros voladores” (Salmos 68:17) rodearán la Tierra y sacarán de ella (1ª Tesalonicenses 4:16) a los siervos de Jesús de Nazaret: “Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo.” (Marcos 13:27) Aún Jesús lo relata con mejor detalle en el evangelio de Mateo, afirmando: “Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis. Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas. E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” (Mateo 24:26-31) Se trata de una abducción masiva en el sentido extenso de la palabra: “El que esté en la azotea, no descienda a la casa, ni entre para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás a tomar su capa.” (Marcos 13:15-16) Si los de Judea huyen, ¿Por qué los que están en la azotea o en el campo no deben hacer lo mismo? Porque los que estén en Israel deben huir de la guerra y los escogidos deben ponerse al descubierto para ser recogidos y sacados de la Tierra.

 

 

 

Al Rapto y el inicio del reinado del Anticristo

 

 

 

Así las profecías se cumplirán y el Hijo de la Perdición reinará en la Tierra por 3 años y medio, como advierte el libro de la Revelación de Juan (Apocalipsis): “Porque éstos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. […] habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo. Y caerán a filo de espada, […] y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.” (Lucas 21:20-38). Ergo, Jesús deja esta consigna al concluir sus vaticinios: “De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.” Ya que “…aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá. Y si el Señor no hubiese acortado aquellos días, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos que él escogió, acortó aquellos días.” (Marcos 13:19-20)

 

 

 

“Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.” (Marcos 13:34-37)

 

PROJECT MAGEN

Señales del Fin (parte 1)

¿Se ha predicho el futuro?

 

Así como muchos videntes han predicho el futuro, los profetas israelitas permitieron a los judíos tener acceso a toda la información relevante sobre el Fin de los Días, la cual hoy está al alcance de todos. Su propia Historia Patria (la Biblia) es la fuente más espectacular de advertencias apocalípticas, que ya ocurrieron, que hoy ocurren y que en breve tendrán lugar. Entre estos grandes profetas está el propio Mesías de Israel: Jesús de Nazaret. Aunque él fue negado por los religiosos de esa época –e incluso de hoy-, Jesús de Nazaret, antes de su paso por la cruz, advirtió a sus discípulos sobre las cosas que sucederían en el futuro inmediato y en los Últimos Tiempos.

 

El alumno del apóstol Mateo Leví (uno de sus discípulos y antiguamente recaudador de impuestos) llamado Isador, escribió uno de los 4 relatos de la historia de Jesús que hoy perviven. De estos cuatro, tres exponen las referencias claras de Jesús de Nazaret sobre nuestros tiempos: evangelios de Mateo, Marcos y Lucas. En algún momento antes o después de la muerte de Mateo Leví en Lysimachia (Tracia), en el Siglo I, por causa de judíos celosos que no aceptaban el evangelio (vocablo griego que significa: “Buena Noticia”), Isador escribió lo mismo que Marcos y que el médico Lucas, sobre las advertencias de Jesús sobre el Fin de los Tiempos.

 

Simón Pedro también inspiró a Juan Marcos para que pusiera por escrito la primera, más corta y sencilla de las historias en torno a las señales y vida pública de Jesús de Nazaret, unos treinta y ocho años después de su muerte y resurrección. Luego de esto, vino el que se denomina como Evangelio de Lucas, que no es otra cosa que un fiel reflejo de los pensamientos de Pablo, y su recuerdo de las referencias que Simón Pedro le enseñó sobre la vida del Maestro Jesús. Lucas era un médico de Antioquía, un gentil, convertido al cristianismo por Pablo. Esto sucedía diecisiete años después de la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, con lo cual, para mediados a finales del Siglo I, ya se contaba con información y vaticanos sobre los eventos que antecederían la visión del profeta Daniel y muchos otros, antes y después de él.

 

Se cree que Juan Zebedeo fue quien escribió el libro de la Revelación (Apocalipsis), el cual se complementa con los evangelios y otras profecías. Pero la primera parte (los cuatro jinetes y otros escenarios) es explicada al detalle por Jesús y Daniel. Daniel habló de la reconstrucción del Templo de Salomón mientras Judá (una de las 12 tribus que conformaban Israel) estaba cautivo en Babilonia. Esto se cumplió poco después bajo el reinado de Darío el medo-persa. En ese entonces Israel ya había sido expatriada –la zona norte había sido expulsada por los Asirios siglos antes- y esperaban regresar. Sin Israel y sin el Mesías –según lo que Gabriel explicó a Daniel (Daniel 9:26)- no se podía terminar con el problema de la esclavitud de la Tierra y el dominio de Satanás. De manera que cuando Judá regresó, faltaba la llegada del Mesías, un hecho significativo el cual llevaría al desenlace final entre la lucha del bien y del mal.

 

No obstante, el Mesías no llegaba, y más bien sí llegó el imperio romano en el 63 a.C. Cuando ya los profetas no estaban, aunque un nuevo profeta se levantó y enseñó sobre un “bautismo para perdón de pecados”. Este hombre se llamaba Juan y era primo del Mesías de Israel. Juan advirtió sobre la llegada del Mesías y así como más de 25 profetas lo hicieron antes de él, y el momento llegó. Jesús predicó por 3 años y medio y antes de la Pascua, la celebración de los israelitas de su liberación de Egipto, predijo los acontecimientos finales que darían lugar a su regreso para rescatar a sus “siervos fieles” de manos del Hijo de la Perdición (popularmente denominado “El Anticristo”).

 

Pero 30 años después de que Jesús se marchase, el Templo fue derribado y Tito arrasó con Judá. Tal fue el odio contra los judíos, que los romanos borraron de todos sus mapas el nombre de Israel y lo reemplazaron por el de “Siria de Palestina”. Posteriormente, en el 135 d.C. el emperador Adriano expulsó totalmente a los judíos –últimos sobrevivientes de las 12 tribus de Israel- de Tierra Santa. Esta región estuvo bajo varios reinados tras esto, desde los árabes hasta los británicos.

 

El centro neurálgico de todo

 

Sin Israel como nación, el fin no podría llegar. En 1948, tres años después de concluir el holocausto Nazi, tuvieron lugar las profecías bíblicas del regreso de los judíos a su tierra. Por consiguiente, tras unos 1813 años sin nación, el pueblo de Israel retoma su territorio. Años más tarde otro vaticinio se cumple, cuando en 1967 “vuelve el poder del pueblo santo” (Daniel 12:7), y en 1973 Jerusalén es decretada “Capital Indivisible de Israel”, justo para que se consuman las advertencias siguientes. Cerca de cumplirse 40 años –un periodo de tiempo importante en la numerología hebrea- se suceden las predicciones de Jesús, y él añade: “no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca”. ¿Una generación de 40 años como en el Sinaí o una de otro calendario, de 100 años?

 

¿Qué quedaría por pasar desde 1973? Tres evangelios aluden a que Jesús comenzó diciendo: “vendrán muchos en mi nombre diciendo: ‘soy el Cristo’ y a muchos engañarán.” ¿Qué es ser “Cristo”? Cristo es un apelativo griego (jristós) de donde nacen voces como: “cristal”, e incluso suena fonéticamente similar a “Cruz”, o “el de la cruz”. Cristo era un término griego equivalente a la palabra hebrea Mashiaj (Mesías), o sea, El Ungido, El Elegido. Concretamente el Ungido de Dios como Rey de Israel para perpetuidad y para ser regidor de toda la Tierra. En este sentido vemos figuras modernas que usurpan el papel de Jesucristo como salvador, como por ejemplo la figura vaticana de la Virgen (la reformada imagen de la diosa egipcia Isis), es una de ellas –aparte de todas las restricciones sobre venerar estatuas, legitimadas por Moisés. El propio término “Vicarius Dei” (Emisario de Dios) que recibe el Papa, es una blasfemia bíblica, puesto que está escrito: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre…” (1ª Timoteo 2:5). Así mismo, llamar a un hombre “Papa” (Padre) es otro concepto anti-bíblico: “Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.” (Mateo 23:9)

 

Los falsos Mesías se ven hoy en personajes, no sólo como el Papa –y toda la cúpula de la Iglesia Católica y el catecismo-, sino como el predicador José Luis Miranda, quien dice ser el 666 después de haberse llamado a sí mismo “Jesucristo Hombre”; o el brasileño Inri Cristo, que también dice ser Dios y Jesús. Así hay más figuras históricas y recientes de falsos Cristos u hombres que dicen que ellos son El Ungido o El Elegido. Incluso el concepto de que Jesús dijera: “en mi nombre”, da a entender que el gran engaño viene, como no, por medio de la religión, como si Jesús les autorizara. Ciertamente estamos entrando en esta escena aunque los medios de comunicación no hagan mucho eco de estas manifestaciones.

 

Primera secuencia de eventos

 

El primer orden de sucesos predichos por Jesús de Nazaret aquel día, incluían 4 grupos importantes:

1. Guerra = “…oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino […] es necesario que suceda así; pero aún no es el fin.”

2. Nuevas enfermedades = “habrá pestes”

3. Hambre.

4. Terremotos = “y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.”

 

Jesús nos dejó ver que todos estos enfrentamientos militares -potencialmente propagados desde la fundación de la ONU y el regreso de Israel en 1948- eran el preludio a las últimas décadas antes del regreso de Jesús de Nazaret y el inicio de la Abominación Desoladora en Jerusalén. De hecho, Harry S. Truman fue subido al poder e impulsado a fundar la ONU por los verdaderos poderes rigentes del mundo, establecidos en Roma y Reino Unido, con el fin de que este estamento, con voz y voto mundial, regresase a los judíos a su Tierra, cuando la influencia de los Rothschild no era suficiente. Esto no era un favor al pueblo de Israel tras el genocidio alemán, sino un interés en establecer un Gobierno Sionista Illuminati en Tierra Santa –sin que los heridos judíos supiesen nada de esto- para preparar la llegada del Anticristo. En este orden recordaremos el afamado Caballo Rojo del Apocalipsis, el del Segundo Sello, al cual “se le dio poder para quitar la paz sobre la Tierra”. (Apocalipsis 6:4)

 

Las enfermedades fueron también un brote horrible que comenzó en los años 40 como nunca antes, cuando laboratorios secretos de países como EE.UU. y la URSS crearon y modificaron virus, epidemias, enfermedades y produjeron todo tipo de métodos de muertes masivas con la manipulación de la química. En aquella época nació en laboratorios estadounidenses el Cáncer, el SIDA, el Ébola y otros agentes patógenos probados con africanos y dando excusas naturales a su brote. Luego vemos la propaganda a nuevas vacunaciones ante aparentes nuevas formas de gripe, por ejemplo, y donde vemos que los vacunados terminaban peor que antes de dejarse pinchar. Todo el gran Cartel Petroquímico de la Industria Farmacéutica está también detrás de esta atroz conspiración para reducir la población mundial en un 93% antes de 2025 y donde personajes como Bill Gates y su mujer, Melina, juegan un roll trascendental.

 

Algunas versiones bíblicas traducen el siguiente patrón: hambre, de estos versículos de los evangelios, como “escaseces” o “escasez de alimento” en forma plural, general, en todas partes. Esto nos lleva al Tercer Sello, donde se habla de un Caballo Negro con un hombre y una balanza, del cual Juan oyó: “Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.” (Apocalipsis 6:6) Claramente el aumento del precio de la canasta familiar, los precios de los supermercados, el costo del oro, la reducción de las semillas, la destrucción de cultivos, el hambre, sequías, la pobreza en decenas de países, etc., son los factores mencionados, sin tocar “aún” a los escogidos (aceite y vino). Tengamos en cuenta el problema que representa también el “oro negro” con la crisis mundial. El aumento del crudo y la exportación del petróleo es parte fundamental del declive del sistema financiero y por ende, del problema alimentario. Esto en resumen es un problema con la alimentación, una razón por la cual Melinda y Bill Gates –potenciales motivadores de la eugenesia y la reducción drástica de la población mundial por medio de su fundación- han trabajado con el criminal Monsanto –empresa que junto con el Programa Internacional de Alimentos (WFP) contaminan toda la comida, desde la leche hasta los productos de primera necesidad, el agua, o los químicos necesarios para pesticidas que pasan a los animales que ingerimos-, con los multimillonarios Rockefeller –ejes del poder que controla los EE.UU.- y el gobierno noruego –el lugar donde también se ubica una de las estaciones de expulsión ultra-potente de emisiones de Alta Frecuencia, Baja Frecuencia y Muy Baja Frecuencia, que se usan de manera teledirigida como armas geofísicas- creando un bunker internacional de semillas transgénicas.

 

Por consiguiente, tenemos el cuatro evento advertido por Jesús de Nazaret, el cual no dice que simplemente habrá terremotos, sino que los habrá “en diversos lugares”. Tenemos entonces que una de esas estaciones de emisión de ondas lanzadas a la Ionosfera para ser utilizadas como armas geofísicas y sistemas de manipulación neuronal, está emplazada en Gakona, Alaska (lat. 62°23'36" N, long. 145°08'03" W). Este lugar llamado HAARP es capaz de manipular el clima como arma a casi el nivel que lo desee: genera terremotos, maremotos, tsunamis, explosiones de volcanes, huracanes, tornados, tormentas, lluvias, sequías, y además sus ondas sirven para manipular el estado anímico de personas y animales gracias a las ondas ELF. Antes de la construcción de HAARP a mediados de los años 90, la tasa de terremotos y trastornos medioambientales era regular y cíclica. Después de HAARP el “cambio climático” se disparó, y el Nuevo orden Mundial lanzó a uno de sus multimillonarios títeres a promover la mentira del calentamiento global: Al Gore. Los poderosos del mundo comenzaron entonces una parodia llamada Recalentamiento Global, escondiendo sus verdaderos fines. La tapadera de HAARP es el supuesto estudio de las auroras boreales, pero su real fin es destruir todos los lugares del mundo donde se hallen o se hayan descubierto evidencias arqueológicas que demuestren que las religiones del mundo han sido mal interpretadas y que puedan poner en duda el paradigma aceptado del evolucionismo. Otro objetivo es chantajear a países enemigos como Japón, o destruir regiones enteras para posteriormente llevar allá el aparato militar estadounidense, las vacunas –venenos creados por los mismos laboratorios que crean las nuevas enfermedades y modifican viejas, como la Gripe- y también, HAARP es utilizada para crear el caos y manipular mentalmente a personas en zonas masivas de población.

 

Crisis mundial y caos

 

El evangelio de Marcos (13:8) añade que “habrá alborotos”. Esto es un hecho irrefutable: hay protestas y manifestaciones en Libia, Egipto, España, Siria, Italia, Chile, Israel, Alemania, y en general en todo el mundo. Pero Jesús dijo que esto sería sólo el “principio de dolores”. Por su parte Lucas (21:9) afirma que cuando oigamos de “sediciones”, no nos alarmemos “porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente.” Esas sediciones o rebeliones que están apareciendo por todas partes, junto con los anteriores 4 eventos, son el PRINCIPIO DE DOLORES, o sea, lo que estamos viviendo hoy. Más aún escribió Lucas (21:11): “…en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.” Esto es clave: el hambre en muchos países (estamos viendo los problemas potencialmente en África, en Latín América y en el Este Asiático). El asunto de las “pestilencias” en relación a la hambruna, las epidemias, y todos los síntomas de la pobreza; juntamente el tema del ¡TERROR! Que no para de promoverse desde hace 10 años: “terror”, “pánico”, “terrorismo”, “ataque terrorista”, “terrorismo musulmán”, y más etiquetas del MIEDO (todo para: controlar al pueblo y mantenerlo asustado; tener mayor control del petróleo en Oriente; y tener mayor control del opio en Oriente = todas son fuentes masivas de dinero que primordialmente salen de Irak, Colombia y Afganistán).

 

Aunado a esto, observamos las “señales en el cielo”. ¿Qué señales del cielo? Desde que EE.UU. lanzó dos bombas atómicas en Japón (Hiroshima y Nagasaki) en 1945, nuestros cielos han sido escenario de miles de acontecimientos sobrenaturales: se han registrado cientos de miles de casos de extrañas luces, aviones fantasmas, objetos que hacen movimientos completamente contrarios a las leyes de la física, artefactos voladores extraños que aparecen en los radares, discos metálicos que sobrevuelan las grandes ciudades y casos de encuentros cercanos con seres de otros mundos. Estos acontecimientos han entrado a hacer parte cotidiana de la historia humana, un nuevo paradigma social y un fenómeno que ha abordado todos los campos de información. Más recientemente, los avistamientos han tomado otra forma: formas extrañas en los cielos de muchos países; pirámides gigantes flotando en el aire; espirales lumínicas suspendidas en los cielos; aparentes meteoritos entando a la atmósfera los cuales nunca terminan de chocar en tierra y que, en algunos casos, toman formas caprichosas; agujeros de luz entre densas nubes; agujeros negros vistos desde las calles, siluetas femeninas luminiscentes en los cielos; apariciones de deidades junto con el sol. Sin duda, una abrumadora avalancha de fenómenos extraños y sorprendentes sobre nuestras cabezas, muchas de ellas atribuidas –según rigurosos investigadores- a ensayos militares con satélites holográficos y emisores de proyecciones de luz. Todo esto como parte del despiadado proyecto de la NASA y la ONU denominado “Blue Beam”, cuyo fin es preparar un escenario global para la llegada al poder del Anticristo.

 

La destrucción del último Templo de Jerusalén

 

Haciendo un paréntesis sobre esto, Jesús también habló sobre el destino inmediato de Israel en ese entonces: en cuanto al Templo, “no quedará piedra sobre piedra”, y efectivamente 30 años después el emperador romano Tito lo destruyó. Igualmente mencionó lo que ocurriría a los propios apóstoles (voz griega que significa: “misioneros”): “Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán…” Por eso les aclaró: “mirad por vosotros mismos; porque os entregarán a los concilios, y en las sinagogas os azotarán; y delante de gobernadores y de reyes os llevarán por causa de mí, para testimonio a ellos. Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones. Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.” (Marcos 21:9.12) Ya sea en el pasado o en el presente, esta afirmación fue igualmente acertada. De la misma manera, hoy las persecuciones y asesinatos a los que predican las Buenas Nuevas del Reino se dan en todo tipo de países, desde territorios musulmanes como orientales.

 

Mártires

 

Ciertamente las persecuciones a los “siervos de Cristo” serán cada vez mayores, incluyendo campos de concentración como los cientos que ya están preparados por el FEMA en los EE.UU., los cientos de campos de trabajo en China o los campos y cárceles que actúan para cristianos en Corea del Norte. Incluso “el amor de muchos se enfriará”, y los que antes eran amigos ya no ayudarán a su prójimo, y esto sucederá igualmente en los hogares: “Y el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán. Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.”  Por esta razón también Mateo (24:9-13) escribió: “os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán”. Y Lucas (21:15-18) añadió: “porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan. Mas seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros; y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.” Pero no sólo religiosos serían víctimas de este callamiento ante la verdad, la luz y la libertad. Todos aquellos hombres y mujeres que han tratado de dar al mundo esperanza, conocimiento y justicia, han sido callados, amenazados, torturados e incluso asesinados. Ejemplos: la familia Kennedy (John, Robert, JFK Junior), Martin Luther King, Milton William Cooper, Rik Clay, Serge Monast, James Forestal, Philip Schneider, y muchos otros en diferentes niveles y de distintas formas.

Escribir comentario

Comentarios: 0